miércoles, 26 de noviembre de 2014

Y yo me iré

Él habla para poder quedarse. Eso es todo. Abre la boca, y no puede parar. Quiere quedarse. Querría quedarse. Claro. Y da todo lo que puede, y no deja de gesticular.
Sin embargo a veces no es posible. Las campanas siguen sonando cada hora. Los viernes seguirán siendo viernes y habrá días que desearé que no existan. Eso es todo.

Pero yo sigo aquí. Algunos nacimos para sujetarnos solos y para sólo sujetarnos. Mañana desapareceré.

"Ella no espera en sí misma. Nada de sí misma. Demasiado ensimismada.

Sólo viene a ver el jardín donde alguien moría por culpa de algo que no pasó o de alguien que no vino.

Ella es un interior.
Todo ha sido demasiado y ella se irá.

Y yo me iré.

-Alejandra Pizarnik"

lunes, 17 de noviembre de 2014

Suficiente, no merezco aguantar esto gritó la niña. Me iré lejos, allí donde tú no puedas alcanzarme y no podrás hundirme más. Ya no podrás acabar conmigo dijo ella. Salió de debajo de la cama, y se acercó a aquella intrusa furiosa que la miraba con desprecio. Ella le devolvía la mirada, incapaz de apartar la vista. Todo en ella misma parecía estar juzgándola.


Caminó hacia ella, dejando un espacio mínimo entre las dos. Palpó la pared y separó los dos enganches.





Ya está, ya no te pertenezco susurró, y dejó caer el espejo, rompiéndose en mil pedazos.

domingo, 9 de noviembre de 2014

Definiciones

¿De quién fue la idea? Te dicen, mientras juzgan con sus cabecitas dubitativas, con sus cerebros a su máxima capacidad. He vuelto a la escuela. A preescolar.
Me miran como si alguien me hubiese lavado el cerebro. Como si no hubiese sido capaz de llegar a esa conclusión sola. ¿Si ellos se tiran por un barranco, irás tú también detrás? parecen querer decirme. Como si no tuviese suficiente con mis pensamientos.
Pero lo entiendo. En ocasiones todo puede parecer más complicado de lo que es.
Él vigila de que no coja frío y yo le quito el dolor de su espalda. Él besa mi espalda mientras que yo me envuelvo en sus brazos. Y él me besa. Y yo le beso. Eso es todo.
Y cuando no puedo con todo, él viene a mí a consolarme. A no dejarme caer. Y cuando él se siente solo, lo abrazo hasta que se recupera.
Y eso es suficiente para él y para mí.
Al menos por ahora.

viernes, 7 de noviembre de 2014

Quizás no fuera perfecto, pero no hacía frío y se sentía en casa. Eso era todo lo que necesitaba.

lunes, 27 de octubre de 2014

Sartre «No tenían ganas de existir, pero no podían evitarlo; eso es todo.»

Es curioso cómo te vienen algunas cosas por primera vez. Al principio te preguntas si estuviste a la altura, hasta las últimas consecuencias. Así que sigues intentando mejorar cada día, como persona, como quien crees que deberías ser o como te gustaría ser. Te esfuerzas, mejoras y llegas hasta donde crees que debes estar.
Y de pronto, cambian las preguntas. ¿Valió la pena? ¿Realmente es esto lo que quiero o quiero algo más? Ya no se trata de ti. Se trata de lo que quieres. Y quizás eso era todo. Quizás no haya más que eso y todo lo demás, todo lo que imaginabas hacer después simplemente no tenía sentido alguno. No entonces. No tal y como te sientes. No con esa persona.

Como si ya nada de lo que sentiste y pensaste tuviese sentido alguno.



I don't know if I won't ever love you or if I just don't love you yet.

domingo, 26 de octubre de 2014

Él ya no la ama dice la voz de mi cabeza. Fue oírle hablar de esa manera, tan distante, como si jamás hubiera sabido nada de alguien así. Como si nunca hubiese tenido nada que ver. Ya no la quiere, no tanto. Cada vez menos. Sí. 
Y me miró una vez como si dentro de mí pudiese verlo todo, pero eran otros tiempo más esperanzadores. No existía la desilusión, sólo ganas insaciables. 
Pero ya no puede. Me vuelvo pantanosa cuando no quiero hacer daño. Lo que no veas, no te hará daño. Al menos todo lo que pueda mantener dentro de mí. Porque aun te queda mucho por aprender. Mucho por saber de mí. Aún no has comprendido lo que implica la desilusión en mí, ni has entendido lo que es para mí estar totalmente frustrada. Aún no. 
Aunque quizás un día lo veas. Y sé que no es bueno actuar de esta manera, sé que lo normal sería abrirme, de la manera en que tú lo haces cada vez. Pero no puedo. Hay un gran lago negro dentro y no puedo abrirlo sin romperte un poco. Por eso, cada día te dejo que veas un poco de mí. Lo justo para que yo pueda respirar. 

sábado, 27 de septiembre de 2014

Yo lo que quiero hacer es vida animal contigo

Correr como gacelas.
Dormir como marmotas.
Comer como perros pequeños.
Reír como hienas.
Follar como conejos.
Quererse como idiotas.


jueves, 18 de septiembre de 2014

Jamás volveré a ver París.

Sus largos años de aislamiento la habían hecho propensa a las huidas. Aunque había aceptado a gente a su alrededor, muy en el fondo, un gran agujero descansaba entre sus costillas. Cualquiera que intentase alcanzarla, resbalaba y pasaba al otro lado, fuera de ella, sin aferrarse. Algunos pocos conseguían instalarse en ella semanas e incluso meses. Incluso alguno había conseguido aferrarse algún año, pero todo era inútil. Una vez al mes, ponía al día su libreta y hacía limpieza en sí misma, volviendo a su propio vacío.

No trataba de retener nada, pues entendía que aunque ésa fuese su voluntad, algún día el hueco volvería a abrirse paso y eso, dolería más que cualquier limpieza. En cambio, podría procurar mantener el vacío hasta el final. Podría limpiarlo cada mañana. Hacer su propia elección y vivir acorde a ella.

Pero un día, encontró alguien con suficiente fuerza para sostenerla y sanarla, y también para acabar con ella. Ahora, día a día, pasa su mano por su pecho. Cada día, más lleno, más cerca de él. Cada día, más débil. Bastó tocarle una vez para saber que moriría. En ocasiones, es difícil controlar los efectos secundarios de la cura.

jueves, 11 de septiembre de 2014

Tanto.

Contigo siempre fue fácil. 
El roce de tu cuerpo 
hacía de mi corazón 
una ménade furiosa


Habría dado tanto por ti.

"Ménade I" , 50x70 cm, Grafito y acuarela sobre papel, por art-isima

domingo, 31 de agosto de 2014

Me pasan pocas cosas grandes. Muy pocas. Por eso, cuando alguna ocurre, todo mi mundo se agita. Ahora, él me ha cogido de la mano. Sí. Y yo he volado. Muy, muy alto. Aún sigo. Pero a diferencia de otras veces, he visto donde caeré. Lo he visto. Y sé que dolerá. Te diré adiós. Quizás no sea esta semana ni este mes. Y yo que sé.
Porque en algún momento, que estemos así, sólo así, terminará por ser demasiado poco para ti aunque suficiente para ti. Sólo que yo no estaré dispuesta a seguir. Y todo acabará. Todo.

"Escucha, hay veces en que la vida te pide un cambio, una transición, como las estaciones. Nuestra primavera fue maravillosa, pero ahora ya ha terminado el verano, hemos dejado pasar nuestro otoño y ahora de repente hace tanto frío, tanto frío que todo se está congelando a nuestro alrededor. Nuestro amor se ha dormido y la nieve lo ha tomado por sorpresa. Pero si te duermes en la nieve, no oirás la llegada de la muerte, cuídate."